Estas en la web de Practicatest Chile. Ir a Practicatest España Ir a Practicatest Costa Rica Cerrar

Métodos para evitar la fatiga al volante

Puntuación 4.4/5 (516 votos)
Actualizado el 16-12-2019

Conducir por varias horas, o en una situación poco cómoda para el conductor, puede hacer que se sienta fatigado con el riesgo que ello conlleva para la seguridad del resto de usuarios de la vía. Descubre cuáles son sus síntomas y cómo prevenirla.

Abrir Índice

Consejos para que no aparezca la fatiga al manejar un auto


El conducir un vehículo parece sencillo, pero es una actividad donde un descuido o simplemente estar demasiado cansado puede terminar en un accidente con heridos graves o incluso fallecidos.  

La fatiga al volante está involucrada en un porcentaje alto de los accidentes viales en Chile, incluso más que los provocados por el consumo de drogas y alcohol. Por ello, el saber reconocer los síntomas de esta cansancio y aplicar métodos para evitarlo es tan importante, ya que podrían salvar vidas. 


Síntomas de la fatiga  

El cuerpo humano es sabio y, cuando nota que estamos demasiado cansados comienza a mostrar síntomas para avisarnos que es momento de descansar. Estos pueden aparecer en distintas formas, pero todos sugieren que estamos sufriendo de fatiga. 

¿Cómo saber si el cuerpo nos avisa de que estamos demasiado cansados para estar al volante? A continuación les enumeramos sobre los síntomas más comunes de la fatiga y que debes aprender a reconocer. 

  • Complicaciones para concentrase. 
  • Visión borrosa o un parpadeo más largo que lo habitual. 
  • Se reacciona más lento ante señales de tránsito como semáforos o la necesidad de detenerse para no colisionar con el vehículo de adelante. 
  • Salirse de la pista y complicaciones para mantener una trayectoria recta. 
  • Problemas de memoria a corto plazo, como por ejemplo olvidar que debemos doblar en cierta calle o no recordar cómo se llegó hasta el lugar en que estamos. 
  • Bostezos frecuentes o más largos que lo habitual. 
  • El conductor no logra mantener una velocidad regular, por lo que cambia entre ir más lento o rápido sin darse cuenta. 
  • Sequedad en la boca o sensaciones de frío o calor. 
  • Pérdida momentánea del control del vehículo.  
  • Cabeceo difícil de controlar. 

 

Consejos para evitar accidentes por conducir cansado 

Si se reconoce que se está demasiado cansado para seguir manejando o, queremos evitar que la fatiga nos exponga a sufrir un accidente, existen formas de prevenirlo, ya sea antes o durante la conducción. 

  • No conduzcas si tienes sueño o dormiste poco la noche anterior. El cuerpo no puede funcionar bien con pocas horas de descanso. 
  • Si vas a manejar una distancia larga, usa ropa cómoda.
  • Preocúpate de mantenerte hidratado mientras manejas. 
  • De ser posible, evita la conducción nocturna. 
  • No consumir comidas pesadas antes o durante el viaje. 
  • Parar y descansar cada dos horas o, entre 150 y 200 kilómetros. 
  • Lavarse o mojarse el rostro con agua fría.  
  • Ajusta el asiento para que te quede cómodo.  
  • Si manejas con música, evita que sean melodías que lleven al relajo. 
  • Las bebidas energéticas y el café pueden ayudar momentáneamente, pero no son una solución para prevenir o luchar contra la fatiga. 
  • No conducir tras tomar medicamentos que puedan causar somnolencia o demasiado relajo. 
  • No conducir si se consumió alcohol hace poco, no importa si la persona no estuvo ebria. 
  • Si se viaja acompañado, tomar turnos para poder descansar mientras el otro conduce. 

 

Si tienes demasiado sueño, detente en una bomba de bencina o zona de descanso y toma una siesta. Puede parecer exagerado, pero dormir, aunque sea 15 minutos, mejora la capacidad del cuerpo, siendo un método para mantenerse alerta y luchar contra la fatiga. 

 

Buenos hábitos para evitar la fatiga en el volante a largo plazo 

Si tu trabajo o actividades diarias incluyen conducir por un periodo largo o grandes distancias, no basta con trucos para combatir la fatiga en el momento, sino que es necesario preparar el cuerpo para evitar que esta aparezca. 

Lo más importante es tener una buena higiene del sueño, eso significa irse a dormir a una hora similar todos los días, dormir al menos 6 o 7 horas, evitar ver TV o estar ante el celular antes de acostarse y tener una rutina antes de dormirse y al levantarse. 

Si bien la buena higiene del sueño funciona, hay personas que presentan dificultades o condiciones que afectan su dormir, ya sea en cantidad o calidad. En estos casos, es importante visitar al médico y buscar una solución antes de exponer la salud propia o de terceros por conducir demasiado cansado.