¿De qué país quieres obtener tu licencia? Cerrar

Cómo limpiar un asiento de auto para niños sin dañarlo

Puntuación 4.4/5 (10 votos)
Actualizado el 09-02-2021

Si el sistema de retención infantil que utilizas en tu vehículo se ha ensuciado te explicamos cuál es la mejor manera de limpiar la cubierta, base, correas y hebillas de la sillita para que no se dañen ni disminuyan su eficacia y su seguridad.

Abrir Índice

Cómo limpiar un asiento infantil para niños y desinfectar su base y su cubierta


Los sistemas de retención infantil, demostraron ser muy efectivos a la hora de evitar la muerte o lesiones graves en los más pequeños en caso de accidentes de tránsito, no por nada los padres buscan elegir el modelo adecuado para sus hijos.

Quienes tienen niños, saben que es imposible que la silla o alzador no se manche con jugo, helado o chocolate. Si quiere limpiarlos sin el riesgo de provocar algún daño, les contamos cómo deben lavar los asientos para guaguas y niños.


Cómo limpiar un asiento para niños sin dañarlo

Los sistemas de retención infantil, ya sean sillas con arneses, butacas, alzadores o los huevitos que usan las guaguas, poseen una tecnología que protege a los pequeños. Al limpiarlos, hay que evitar daños que podrían disminuir el nivel de protección que entregan.

Quita la silla desde tu auto y desármala. Para poder armarla fácilmente una vez que termines, te recomendamos tomar fotos o grabar el proceso, así evitas errores por olvidos. 

Con una aspiradora de mano podrás remover migas que quedan alojadas en la silla, alzador o huevito.


Cubierta del asiento

La mayoría de estas sillas para niños permiten desmontar la cubierta de tela, justamente lo que más se ensucia y que requiere limpieza más seguido para evitar que las manchas se queden allí para siempre.

Remueve la cubierta siguiendo las instrucciones del fabricante de la silla, ya sea en el manual o en la parte inferir del asiento. Algunas pueden lavarse en la lavadora, mientras que otras requerirán un lavado a mano, siempre con detergentes suaves. La etiqueta indicará las especificaciones del lavado.

Te recomendamos secarla al sol, ya que la secadora de ropa podría dañarla. Puedes usar un secador de pelo para asegurarte que quede totalmente seca.


Correas y arneses

Estos elementos deben lavarse utilizando un paño levemente humedecido, al cual se puede añadir un poco de detergente para loza. Remueve el detergente con un paño y seca con mucho cuidado, absorbiendo los restos de agua con una toalla limpia.

Deja que se sequen al aire, pero no directamente al sol, colgándolas de tal manera que queden bien estiradas y equilibradas, para que ninguno de sus lados deba soportar más peso que el otro.


Hebillas metálicas y broches plásticos

Para limpiar estos componentes duros, sumérgelos en un balde con agua tibia (no mojes la correa), así ablandas la suciedad. Sácala del agua y limpia con un paño suave para luego secarlos con una toalla limpia. 

Revisa quede nada de agua en el interior de las hebillas o zonas del broche, así evitas que se corroan.


Base plástica

Puede verse dura y resistente, pero la base plástica de los sistemas de retención infantil absorbe los impactos, y por más que se vea bien, su interior puede dañarse y no entregar la misma protección que antes.

Resiste las ganas de atacarla la manguera. Con un paño húmedo y un poco de detergente suave, frota con cuidado la base para remover la suciedad. Una vez que terminas, ponla bajo un chorro de agua para quitar el jabón.

Toma el asiento y muévelo en varias direcciones para que el agua que haya podido quedar en sus surcos o pequeños rincones salga aprovechando la gravedad.

Seca la base con una toalla limpia, prestando especial cuidado a aquellas aberturas o zonas pequeñas. No la pongas al sol, ya que podrías dañarla.


Vuelve a ensamblar el asiento

Antes de volver a ensamblar el asiento, revisa que todos sus componentes estén completamente secos. Como esto puede demorar varias horas o incluso un día, planifica cuál es el mejor momento para realizar el lavado.

Ensambla el asiento siguiendo lo pasos inversos a cuando lo desarmaste. Las fotos o vídeo te serán muy útiles. El manual del fabricante también indica cómo armarlo.

Presta especial atención a que cada pieza encaje a la perfección y quede bien sujeta. Si notas que alguna está dañada o deformada, lo mejor es cambiarla.

Al volver a instalarla en el auto, revisa bien que haga clic al abrocharla al sistema de anclaje, así te aseguras que quedó bien sujeta.

No es necesario lavar por completo el asiento de manera constante, aunque si te recomendamos utilizar la aspiradora del auto seguido para asegurarte que ninguna miga o partícula se quede alojada comprometiendo sus conexiones o broches, siendo una importante medida de seguridad.


Reemplazando tu sistema de retención infantil

Las sillas, alzadores, butacas y huevitos no son eternos por más que los cuides bien. Revisa cuál es su fecha de vencimiento, y una vez que se cumpla deséchala y compra una nueva, ya que la antigua ya no tendrá la misma capacidad de protección, lo mismo si notas cualquier tipo de daño o participas de un accidente, no importa si el niño iba o no en al auto.

Si bien nuestros consejos se aplican a la mayoría de los sistemas de retención infantil, cada marca y modelo tiene características propias, por lo que les recomendamos revisar bien el manual del fabricante. Si no lo tienes, puedes encontrarlo fácilmente en Internet.


Si te ha gustado éste post también podrá interesarte:

¿Tienes dudas sobre el artículo? Pregunta a nuestros expertos


¿Cómo obtener tu licencia de Conducir?

Prepara tu examen teórico de Conducción Online. Practicatest dispone de todos los Exámenes de la CONASET.

Más información