¿De qué país quieres obtener tu licencia? Cerrar

Tipos de frenos en un vehículo

Puntuación 4.4/5 (534 votos)
Actualizado el 12-05-2020

El sistema de frenos es uno de los más importantes del vehículo, pues de él depende en gran parte la seguridad del mismo. Conoce todos los tipos de frenos y cómo mantenerlos en buen estado.

Abrir Índice
Mantención de los frenos del auto


Todo vehículo que circule por las calles debe tener más de un sistema de frenos y, si bien automóviles, camionetas y camiones, entre otros, llevan dos tipos de frenos, pocos conocen cómo funcionan o las diferencias entre ellos.

Dependiendo del tipo de vehículo, su tecnología y las necesidades que puede tener, cada uno vienen equipado con ambas clases de frenos, pero no hay que quedarse solo con dos categorías, mano y pedal, ya que gracias a los avances en la industria automotriz, cada vez conocemos sistemas de frenos más avanzados para la seguridad de todos quienes circulan por las calles y carreteras.

Lo más importante, es conocer qué tipo de frenos tiene nuestro vehículo y, así saber cuál es la mejor manera de operarlos y qué tipo de mantención se les debe dar, asegurando una mayor vida útil, evitando además que un mal funcionamiento cause accidentes.


También puedes consultar nuestra sección del manual dedicada al Sistema de Frenado del vehículo.


Freno de mano o estacionamiento

El freno de mano, tal como lo dice su nombre, es aquel que se activa jalando una palanca que normalmente se ubica al lado derecho del asiento del conductor, quien podrá acceder a este fácilmente utilizando su mano y tirándolo hacía arriba.

Conocido también como freno de estacionamiento, funciona de manera mecánica y actúa solamente sobre las ruedas traseras y, se utiliza cuando el vehículo no está en marcha, sino que inmóvil asegurando que este no se moverá gracias a su sistema que, a través de diferentes herramientas, traba las ruedas recién mencionadas.


Cómo utilizar el freno de mano del auto


Existen frenos de estacionamiento que se activan con el pie, pero son muy poco comunes o, incluso de manera automática en vehículos modernos. Si bien está pensado para coches que están inmóviles, es posible darle un uso de emergencia en caso de que los frenos principales fallen. 


Freno de pedal o servicio

Los frenos de pedal o servicio se utilizan cuando el vehículo está en marcha y actúan sobre sus cuatro ruedas. Estos pueden ser de diferentes tipos e incluir tecnologías extra que mejoran su funcionamiento y por ende la seguridad.

Los más comunes son los llamados frenos de fricción, los cuales justamente actúan generando una presión en diferentes grados sobre ciertas partes de la rueda, dependiendo del tipo de freno, y según qué tan profundo se mueva el pedal, genera una energía que ayuda a disminuir la velocidad del vehículo o, frenarlo por completo.

Hace décadas el sistema de frenos de fricción conocido como frenos de tambor era el más utilizado en la industria, pero hoy casi no se usan, ya que los fabricantes prefieren los frenos de disco.


Cómo utilizar el freno de pedal de un auto


Los sistemas de frenos de fricción tipo frenos de disco, se basan en el uso de los llamados de discos de freno, piezas circulares que, mediante la función en cadena de diversas partes, transforman la energía que se genera con el movimiento del coche en energía térmica que ayuda a que el vehículo baje su velocidad o se detenga. 

Los discos de freno varían según la composición de sus partes, especialmente las llamadas pinzas o mordazas que activan las pastillas que hacen fricción sobre el disco en sí. Las más comunes son las pinzas fijas y pinzas flotantes.

Los vehículos más pesados tienden a tener otro tipo de frenos, como por ejemplo el freno neumático, el cual a través de pistones que usan aire comprimido, crean presión sobre los discos de freno que luego actúan sobre la rueda.

Otro tipo de sistema de frenado que también se usa en vehículos pesados es el eléctrico, que suele trabajar combinado con otro tipo de frenos de manera auxiliar, ya sea en momentos donde se requiere mayor potencia de frenado, como también para evitar que los frenos principales se desgasten excesivamente.


ABS: Nueva tecnología auxiliar para mejorar el funcionamiento del frenos

En los últimos años surgieron nuevos avances tecnológicos destinados a mejorar el funcionamiento y rendimiento de los frenos, haciéndolos además más eficientes ante condiciones adversas.

El más popular y utilizado es el Sistema antibloqueo de ruedas, más conocido por sus siglas en inglés ABS. Su función es evitar que el conductor pierda el control del vehículo ante un frenado demasiado fuerte o sobre superficies que le hagan resbalar.

El sistema ABS usa sensores que detectan cuando una o más ruedas empiezan a girar más despacio, es decir con menor cantidad de revoluciones, lo que podría provocar que el vehículo patine o el conductor pierda el control.


Sistema ABS en un auto y cómo se instala


Para evitar esos problemas, los frenos ABS, que funcionan de manera auxiliar a otros sistemas de frenos de pedal, disminuye la presión del frenado sobre la rueda que va más lento y, una vez que detecta que la anormalidad terminó, deja que los frenos vuelvan a funcionar normalmente, ello sin que el conductor deba intervenir, ya que funciona de manera automática.

A medida que los vehículos sean autónomos, algo que está muy cerca, las tecnologías de frenado como el ABS u otras nuevas, se harán aún más avanzadas, ya que formarán parte de los sistemas de inteligencia artificial que permitirán que diferentes tipos de vehículos funcionen sin un conductor humano, siendo aún más seguros que los operados por personas de carne y hueso.


Mantención de los frenos

Sea cual sea el tipo de sistema de frenos de pedal o mano, es importante que estos reciban mantención de forma constante, revisando cada una de sus partes, además de asegurarse que los niveles de líquido de frenos estén tal como indica el fabricante. 

Esta mantención se lleva a cabo en talleres mecánicos, donde se revisa detalladamente cada pieza, su desgaste y posibles imperfecciones que puedan provocar problemas, así como también cambiar ciertas piezas antes que se venza su período de vida útil.

El freno de mano o estacionamiento, también necesita cuidados, pero las posibilidades de que este se estropee son menores, aún así no se deben obviar las mantenciones que requiere.

Si bien las mantenciones frecuentes son importantes, el conductor podrá darse cuenta cuando algo no esté bien en el sistema de frenos de su vehículo, señal de que es momento de llevarlo a un mecánico, ya que se puede estar ante un problema que complique o incluso inhiba su funcionamiento con graves consecuencias.


Si te ha gustado éste post también podrá interesarte:

Preguntas de nuestros lectores


¿Tienes dudas sobre el artículo? Pregunta a nuestros expertos


¿Cómo obtener tu licencia de Conducir?

Prepara tu examen teórico de Conducción Online. Practicatest dispone de todos los Exámenes de la CONASET.

Más información