Estas en la web de Practicatest Chile. Ir a Practicatest España Ir a Practicatest Costa Rica Cerrar

Tipos de semáforos de la vía y cómo funcionan

Puntuación 4.1/5 (19 votos)
Actualizado el 17-12-2019

Conocer el funcionamiento de cada semáforo y el significado de sus luces puede ayudarnos a prevenir un accidente de tránsito por no hacer un buen uso de los mismos. Conoce en qué se diferencian los semáforos vehiculares y los semáforos para peatones.

Abrir Índice


Los semáforos son una de las señaleticas de control de tránsito más importantes, ya que no solo entregan información sobre la detención y marcha con solo mirar sus luces, sino que también evitan accidentes y atropellos.

Creados en Inglaterra en 1868, los semáforos fueron evolucionando hasta llegar con los modelos modernos que integran tecnología de punta que permite optimizar el flujo vehicular, haciendo más amigable el circular por la ciudad. El aprender a entenderlos es parte importante de la educación vial desde temprana edad.

Esta señal de tránsito basada en sistemas luminosos en que cada color tiene su significado, no son solo para vehículos, sino que existe una variedad importante para diferentes usos, pudiendo dividirlos en dos grandes grupos.

Semáforos vehiculares

Son los más comunes y están presentes no solo en intersecciones donde se requiere ordenar el tránsito, sino que también advertir sobre peligros y entregar información que contribuye a la seguridad de todos. Los más conocidos son:


Semáforo de control de flujo vehicular en intersecciones

Este tipo de semáforo vehicular, indica a los automóviles cuando es momento de parar o seguir, permitiendo así un flujo ordenado y seguro de vehículos en vías que se cruzan entre sí.

Hay tres luces que guían al conductor: Roja, que significa detenerse de inmediato, verde que da la orden de seguir y, amarilla, intermedia entre las dos primeras y que avisa que la verde está por pasar a roja.



Semáforo de Control vehicular en cruces y virajes

En calles de alto flujo vehicular y que son de doble sentido, un semáforo que controle el viraje, permite que los automóviles de un lado y otro, puedan virar a la otra vía de la intersección, sin el peligro de choque.


Semáforos de control vehicular en los virajes que crucen con otra intersección


Semáforos activados por línea de detención

Estos semáforos se suelen utilizar en cruces donde, una de las vías que se interseccionan, tiene un nivel de tráfico escaso. Para saber cuándo debe dar luz roja a la de mayor circulación, utiliza una tecnología en la que, la línea de detención, detecta la presencia de un vehículo, sabiendo así que debe darle paso.

A diferencia de los semáforos básicos para control de flujo vehicular, los de viraje muestran una flecha de color verde para indicar a los vehículos de cada uno de los sentidos de circulación que les toca el turno de virar. Una vez que esa flecha desaparece el viraje se detiene, por más que los automóviles que cruzan en igual sentido puedan seguir su camino.


Semáforos activados por línea de detención que muestran una flecha de color verde


Semáforos de advertencia

Estos no controlan los cruces entre vehículos, sino que advierten que, cuando sus luces están en rojo, ya sea de forma continua o parpadeante, deben detenerse.

Usualmente, este tipo de semáforos se encuentran en cruces de trenes, puentes que se levantan las permitir el flujo de embarcaciones y, otras situaciones, como advertir de la cercanía de un cruce a través de una senda peatonal.


Semáforos que advierten de la cercanía de una senda peatonal para así detenerse.


Semáforos para bicicletas

Los semáforos no solo controlan el flujo de vehículos motorizados, sino que también de los ciclos que circulan por calles y ciclovías.

Los semáforos para bicicletas, que en sus luces, ya sea verdes o rojas, muestran la imagen de una bici, suelen estar sincronizados con los de automóviles, pero hay casos en que sus indicaciones solo se aplican a los ciclos.

Semáforo para ciclos que controla el tráfico de bicicletas que transitan por ciclovías.

Semáforos portátiles

Cuando el semáforo “normal” de un cruce no funciona o, se requiere un semáforo para alguna ocasión eventual, existen semáforos portátiles que se colocan donde es necesario, cumpliendo las mismas funciones que los tradicionales.

Los semáforos portátiles, cuentan con una tecnología de captación de energías naturales, generalmente solar, para así obtener la necesaria para su funcionamiento.


Semáforos portátiles de captación de energías naturales para ocasiones eventuales.


Semáforos Peatonales

Los semáforos peatonales, permiten indicar a quienes circulan a pie cuándo es momento de cruzar la calle de manera segura, cuidando su integridad. En este tipos de semáforos, nos encontramos con los siguientes:

Semáforo peatonal simple

Luz verde para cruzar, luz roja para esperar hasta que la primera vuelva. Estos semáforos están a una altura que los hace visibles para el peatón y, en sus luces, muestran la imagen de una persona.


Semáforo peatonal simple con luz verde para cruzar y luz roja para esperar


Semáforo peatonal con pulsador

Estos semáforos, permiten al peatón indicar que quiere cruzar la calle y, así programan la detención de los vehículos, dando paso a la luz verde peatonal.


Semáforo peatonal con un pulsador para aquellos que quieren cruzar la calle


Semáforo peatonal parpadeante

Si bien funcionan igual que los simples y tienen la misma función, las luces de estos semáforos comienzan a parpadear cuando el cambio de luz verde a roja esté por darse.

Semáforo peatonal con cuenta regresiva

Al igual que los con luces parpadeantes, los semáforos con cuenta regresiva informan sobre el momento del cambio de luz, aunque lo hacen en segundos, así el peatón sabe cuánto tiempo falta para la luz verde o, cuándo esta cambiará a roja.


Semáforo peatonal con cuenta regresiva que avisa del momento en que cambia la luz


Semáforo peatonal para personas con discapacidad visual

Los semáforos tradicionales, indican cuándo cruzar mediante el uso de luces, algo que no sirve para quienes tienen algún tipo de discapacidad visuales.

Para ellos existen semáforos que, además de usar luces, indican cuando toca el turno de cruzar con una señal audible, la cual también avisa cuando está por cambiar con una leve variación del pitido que emiten.


Semáforo peatonal con señal audible que indica a ciegos cuando deben cruzar.


Cómo funciona un semáforo y las tecnologías que utiliza

Los semáforos parecen simples, mostrando un cambio de luces en diferentes momentos, pero detrás de esta señal de tránsito electrónica, existe una tecnología que permite entender su funcionamiento.

Las luces de un semáforo no cambian de manera antojadiza. Los más antiguos, utilizan un sistema de tiempos que marcan la duración de un color de luz, mientras que los más modernos, se alimentan de tecnologías de programación y control a distancia.

Cómo funciona un semáforo y tecnologías de control a distancia y programación.

A través de señales y sensores que detectan los flujos de tránsito en las calles de la ciudad, los semáforos reciben ordenes remotas para controlar la duración de sus tiempos, evitando así tacos y, generando un sistema de coordinación entre varios semáforos, tratando de disminuir al máximo las detenciones de los vehículos o, el tiempo que pasarán en una luz roja.

Hoy, las luces de los semáforos suelen ser LED, entregando así una mejor visual y eficiencia energética, además de ser claramente visibles en la oscuridad o, cuando el sol da de frente.

Otra tecnología presente en algunos semáforos, es una cámara que detecta cuando un vehículo pasa con luz roja tomando una imagen que envía a un centro de control, para que este curse la infracción correspondiente de forma empadronada.


Si te ha gustado éste post también podrá interesarte: